Intercultural del Vallés fem país

Intercultural del Vallés fem país

viernes, 24 de mayo de 2013

Charla Tertulia con Assumpta Montellá

En el marco de las celebraciones del día de la madre, el día 10 de mayo tuvimos la posibilidad de asistir a la charla tertulia de Asumpta Montellá. Quien nos brindó una charla sobre la historia de las mujeres.

Fueron muchas las mujeres, las que por diferentes motivos, se vieron obligadas a huir de su país. Muchas de aquellas mujeres, tuvieron la difícil cruzada de ser mamás en una época de adversidades como fue la guerra y la posguerra. Algunas perdieron sus bebés, pero no por ello se desanimaron ni dejaron que el desánimo les envolviera en su lucha por sobrevivir. Una época en la cual la solidaridad entre los refugiados fue primordial para subsistir.

 
 
 Assumpta. Comenzaremos explicando que hace semanas que paso por Rubí, porque Rubí  es una ciudad que tiene una actividad cultural importante, y en el caso que ocupa en las conferencias sobre mujeres, porque comenzamos hablando sobre las mujeres de " El silenci dels telers", estas mujeres que trabajaron en las colonias textiles, en fábricas en las que se dejaron la piel y la vida delante de aquellos telares, pero hoy me gustaría hablar de otra temática que también es de mujeres, que también es de una perspectiva femenina, para mi puede ser es el tema que personalmente puedo explicar que me va a girar la vida , tanto a nivel personal como a nivel profesional, es la historia de la Elizabeth Eidenbenz, la fundadora de la maternidad de Elna ,otra mujer, que ha estado olvidada durante 70 años, que pienso que encontré por casualidad . Para entender un poco como fue la vida de esta mujer, de la Elizabeth Eidenbenz , esta joven profesora que comenzó a ayudar a las mujeres embarazadas que estaban en las playas del sureste de Francia exiliadas, tendría que comenzar por el principio, mi faena como historiadora siempre ha sido intentar recuperar el pasado de la gente, pero de las personas más anónimas, porque hubieron exilios y exilios, exilios de primera y exilios de segunda. Para mi la historia de estas personas anónimas es importante, porque podrían ser como nosotros.
 
La escritora, historiadora, Assumpta Montellá nos explica de forma amena como hace para poder abrir los corazones de estas personas anónimas, para las cuales es doloroso recordar un pasado tormentoso, porque una guerra siempre es duro de recordar, poco a poco se gana su confianza.
A.  Y tras unos días te dicen:  ¿ y todavía estás aquí ? ¿ Y por que quieres que te explique mi vida?, si mi vida no interesa a nadie, si siempre mandan los mismos, si no arreglaremos nada , si esos que no están ya no volverán, y cuando llegamos a este punto, es cuando les digo, justamente por estos que no están, usted me tendría que explicar su vida, porque cuando usted falte si no hay escritos sobre esta persona que ya no está, todo esto lo acabaremos olvidando, porque todos nacemos, vivimos y morimos, la única cosa que no muere nunca es la palabra escrita. Es entonces cuando se dan cuenta que recuperar este pasado es importante aunque haga daño, y la próxima vez que me ven, me dicen: mira, que sabía que vendrías y he preparado una caja que tenia guardada en las buhardillas de casa, que está llena de fotografías antiguas, de cartas, de aquel tiempo, de recortes de diarios de la época, cosas que no tiran nunca, porque eso es su vida. Cuando llego delante de esta caja llena de recuerdos, llena de andróminas del pasado es cuando comienza realmente mi trabajo y estoy al lado de esa persona con mucho cuidado, porque se que estoy delante de material sensible, no estoy en un archivo frío de un registro civil pasando papeles, estoy delante de una persona con sentimientos, que a menudo me hace parar la grabadora porque está llorando, recordando a los que ya no están, este es mi trabajo, y también se que a partir de un momento mis preguntas ya no son tan fáciles de contestar, porque cuando a un exiliado le pregunto ¿ usted por qué marchó? y cuando marchó, ¿ qué se llevó?, o ¿ qué dejó?, ¿ qué puso dentro de la maleta? y cuando marchó hacia Francia ¿ qué camino hizo ?, y ¿ cómo lo hizo? ¿ a pie, en coche, en camión, en carro, en bicicleta? y cuando llegó a la frontera ¿ qué le hicieron?, ¿ y por qué se lo va dejar hacer? ¿ y por qué volvieron los que volvieron y por qué no volvieron los que no volvieron?. Como veis son preguntas difíciles, pero para que entendáis mejor cual es mi trabajo, valdría compartir con vosotros dos testimonios, con los cuales yo aprendí perfectamente lo que era el exilio, el primer era un  oficial republicano, me dijo que perdió la guerra y tenia que marchar, me dijo, soy teniente de la República, todavía con aquel orgullo, me confesó que lo primero que decidió es que lo que más quería, su mujer y su hija de cuatro meses se quedarían en Barcelona, porque puede ser allí a donde iban no las podría proteger, con aquella pena en el alma, llegó a su casa, cogió una maleta, la comenzó a llenar de ropa, es la primera cosa que hace cuando marchas deprisa y corriendo, cuando quiso cerrar la maleta, la maleta no cerraba, estaba demasiado llena, la comenzó a vaciar y justo en ese momento se dio cuenta que tenía que coger cosas que formasen parte de aquel mundo que estaba apunto de dejar atrás, vio los cuatro libros que su padre le dejó antes de morir, puso unos cuantos en la maleta, me dijo, mi padre era poeta, puso unos cuantos por recuerdo a su padre, fue hasta el comedor a buscar la fotografía del día de su boda, la puso también dentro de la maleta, y se fue deprisa y corriendo, lo venía a buscar un camión de su regimiento que lo llevaría hasta la frontera, me dijo que estuvo llorando todo el rato en aquel camión hasta que perdió de vista la puerta de su casa, su calle, su barrio, y después por la carretera de la costa, la que iba de Barcelona a Gerona, iba llena de gente, llena de punta a punta, el tiro de salida había sido el 26 de enero del año 1939, cuando los franquistas estaban en las puertas de Barcelona. Todo el mundo marchaba con lo poco que tenía encima, había gente que se llevaba colchones de gas en la cabeza, pañuelos llenos de ropa, comida, animales encerrados en jaulas improvisadas, y dice, pero lo que más me impresionó fue su silencio, el silencio de los vencidos, un silencio que solo era roto por el ruido de los aviones que iban bombardeando una y otra vez a la población civil que huía, no entendía porque nos bombardeaban, me decía, ellos ya habían ganado la guerra en Cataluña, pero cada vez que se acercaban los aviones, tenían que saltar del camión y escondernos bajo los árboles del camino y esperar que parasen aquellas bombas, después veía a gente herida en el suelo, no los podías ayudar, como mucho cogerlos y apoyarlos en un árbol y continuar. Continuar en aquel camión, nosotros éramos unos privilegiados, la mayoría de gente iba a pie, fuimos en el camión hasta que se acabó la gasolina, después a pie como todo el mundo, llovía, hacía frío, mucho frío, y eso hacía que la gente fuera vaciando la maleta a cada curva porque pesaba demasiado, y eso marcaba el camino del exilio, porque a lado y lado de la carretera había maletas abiertas, ropa esparcida, gente que quemaba pequeñas hogueras de documentación que los podría comprometer, animales que iban ya perdidos arriba y abajo, desorientados, y yo también iba vaciando la maleta a cada curva, me dijo, y cuando llegué a aquella raya invisible, que es la frontera, me di cuenta que llevaba mi maleta vacía, vacía como mi vida. Y le digo esto, para que entienda una cosa, la guerra es muy destructiva evidentemente que lo es, pero el exilio todavía lo es mucho más, porque el exilio te quita lo poco que te ha dejado la guerra, te quita la familia, te quita los amigos, te quita el pueblo, te quita el país, te lo quita todo, y cuando llegas delante de aquella raya, vas ligero de equipaje, las pocas cosas de valor que llevas encima, una alianza de boda, una medalla, lo tienes que cambiar con aquellos especuladores que se colocan en la frontera, que te cambio eso por cuatro panes pasados y floridos, esto es lo que es el exilo señora, me dijo, no es solo cifras y estadísticas como usted me explica, en el exilio están mis sentimientos, un sentimiento que lo has perdido todo, absolutamente todo.
 
 
Imágenes de los asistentes

 
A. Lo acabé de aprender con un señor que era de Montornés del Vallés, era el presidente de la asociación sardanista de su pueblo, me dijo, tenía que marchar, ya me habían avisado que si me quedaba, me matarían por catalanista, marchó deprisa y corriendo también, se fue hasta Francia, entró a Argelès, se escapó. Luchó al lado de los franceses, en la resistencia, esperando que cuando los aliados ganasen la segunda guerra mundial, estos entrarían a España para sacar fuera a Franco, pero se quedó con un palmo de narices, como todos, del disgusto que tubo, no quiso volver a Cataluña, se quedó en Francia y se casó con una chica francesa, rehizo su vida, tubo dos hijas con esta chica, y se quedó allí, yo siempre iba a verlo porque tenia fotografías, tenía un buen archivo de aquel exilio y me gustaba mucho ir a verlo porque a pesar de que te explicaba miserias de guerras, tenía un buen sentido del humor que te hacia reír, siempre que iba, me decía tu avísame, porque me preparaba siempre un plato de higos secos, que no me han gustado nunca, y un vaso de vino que era dulce y tampoco me gustaba, pero es igual, el me lo preparaba y yo me lo tomaba. Un día le dije, Franco ya hace tiempo que está muerto podrías volver hacia Montornés, nadie te busca, y el me dijo, no, yo volveré cuando venga la tercera República, no volveré hasta que marche el rey, porque este rey fue puesto por el dedo de un dictador y por lo tanto hasta que no venga la tercera República yo no vuelvo, y de aquí no lo sacabas, hasta que un día me avisaron sus hijas diciéndome de que había tenido una especie de angina de pecho, un ataque de corazón, no se, pero pobrecito, se murió, y me pidieron que debido a la adoración que yo tenia por él haber si le podía hacer un pequeño escrito, para leer el día de su entierro y así lo hice. Cuando ya marchaba, cuando iba hacia el cementerio, vi que sus dos hijas encima de la caja de muertos colocaban un pequeño paquete, desde lejos no vi que era, pero intuí que era algo importante, por toda la emoción que había en el gesto, cuando marché le pregunté a la hija mayor, ¿ qué era este paquetito que habéis puesto encima de la caja del padre ?.


 
 
Assumpta durante la conferencia
 
Me dijo, tú sabes que el padre era de Montornés del Vallés, él siempre nos explicó que el día que marchó hacia el exilio solo le dieron diez minutos para coger lo que le hiciera más falta y él siempre nos decía, que coges en diez minutos cuando sabes que no volverás nunca más, dice que iba arriba y debajo de la casa buscando alguna cosa, no sabía que coger, hasta que finalmente salió detrás de la casa, allí tenía un pequeño huerto, nada un trozo, nada del otro mundo, supongo, pero ese huerto era su vida, se pasaba todas las horas del mundo, se dio cuenta que quizás no volvería nunca más a ver aquel huerto y con aquella impotencia, aquella pena, cogió un trozo de tierra del huerto, la apretó bien fuerte en la mano, y cuando abrió la mano tenia la tierra compactada en las manos, y con un gesto inconsciente sin pensárselo mucho, cogió aquel trozo de tierra, lo envolvió con un pañuelo de bolsillo y marchó hacia el exilio. Siempre había guardado este trozo de tierra de su huerto y como supongo que debía entender que eso de la tercera República iba para largo, había dejado dicho a su familia que el día que se muriera, si no había vuelto, este trozo de tierra se iba con él. Aquel paquete era un trozo de tierra de su huerto.
 

Aquel día entendí otra cosa, que el estigma del exiliado es la añoranza, porque están desarraigados, porque no son ni de aquí ni de allá, no son de aquí porque el país que dejaron atrás está tan cambiado, que sencillamente ya no existe, y no son de allá porque muchas veces en el país de acogida. sobretodo si hablamos de la primera generación, son considerados ciudadanos de segunda categoría, ellos dicen que son del exilio, como si el exilio fuese un país, pero de hecho no son de ningún lado, y solo vuelven cuando mueren, cuando vamos por ejemplo a visitar la tumba del poeta Machado siempre hay botes de tierra en su tumba, tu lees y ves, tierra de Sevilla, o tierra de Soria, o tierra española, eso es el exilio, es la raíz que te quitan de golpe y te quedas desamparado. Cuando piensas que la libertad está en el otro lado de la frontera y que te has equivocado, eso es el exilio.

La escritora, nos relata las calamidades que ocurrieron en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer fue un campo de internamiento construido por el gobierno de Francia en una playa de la localidad de Argelès-sur-Mer, en la costa mediterránea del país, para albergar a parte de los 550.000 refugiados que traspasaron la frontera, huyendo de España tras el fin de la Guerra Civil Española, en 1939. Se calcula que unas 100.000 personas fueron recluidas en este recinto, la zona se cercó con alambre de espino. Les custodiaban tropas coloniales, marroquíes y senegaleses, y algunos gendarmes. La situación se tornó caótica: no había campamentos de barracas, letrinas, cocina, enfermería ni siquiera electricidad, y comenzaron a multiplicarse los casos de disentería. Los enfermos y heridos colapsaron los hospitales de la región, y se establecieron dos campos próximos: Saint-Cyprien y Barcarès.
De Espinosa Nuria y Assumpta Montellá
 
Las condiciones de vida de los refugiados en este campo fueron inhumanas. Fueron construidos barracones de madera y de lona por los propios reclusos, así como improvisadas cocinas y letrinas excavadas en la arena. La ayuda de organizaciones como Cruz Roja y los suministros humanitarios fueron insuficientes para tal cantidad de gente, y muchos perecieron víctima del hambre, la humedad, el frío y enfermedades como la disentería y la sarna.
La alimentación era muy escasa; algunos días llegaban camiones con pan y sacos de legumbre que tenían que cocinar con agua salada. Con la llegada del invierno los más débiles fueron los primeros en caer, además de muchos otros que murieron de tifus.
Entre las organizaciones que socorrieron a los refugiados, además de la Cruz Roja, cabe destacar la Maternidad de Elna,, también conocida como Maternidad Suiza (en francés Maternité Suisse d'Elne) fue una institución fundada en 1939 por la enfermera suiza Elizabeth Eidenbenz en la comuna francesa de Elna, que permitió el nacimiento de 400 niños cuyas madres, refugiadas de la Guerra Civil Española, se encontraban internadas en campos de concentración del sureste de Francia. También hizo lo propio con 200 más, hijos de mujeres judías perseguidas por el nazismo, durante la Segunda Guerra Mundial. Fue cerrado por la Gestapo en 1944, tras haber ayudado a nacer a 597 bebés.
A. Hay doscientas dos  Elnas en toda Cataluña que se llaman así por esta historia, y que yo sepa en Rubí hay tres, hay dieciocho calles y plazas de Cataluña que llevan el nombre de Maternitad de Elna, hay seis guarderías municipales que llevan este nombre, eso solo quiere decir una cosa, que todos estamos necesitados de historias como esta.
A. Elizabeth Eidenbenz, nos dejó el 23 de Mayo del año 2011, pronto hará dos años, pero llegamos a tiempo para recuperar su historia y hacerla con ella visible, porque cuando hablamos de la historia, ya sabéis, que cuesta muchísimo que estas mujeres tengan luz propia, la Maternidad de Elna fue un faro para la oscuridad de muchas mujeres y ella fue la luz de este faro.
 
Con Assumpta Montellá

M. Creo que el momento que estamos viviendo es propicio para que vuelvan a salir esas heroínas, hace tiempo en una conferencia hubo un chico que dijo una frase que me impacto muchísimo, " Cuando capacitas a un hombre, capacitas a un hombre, pero cuando capacitas a una mujer, capacitas a una familia ", yo creo que aquellas heroínas de la que hablas en tu libro, hoy en día España y el mundo está álgido de esas heroínas. El momento es propicio, porque los hombre tenemos una idea que siempre somos los que tenemos que llevar todo el control de la casa, de la vida, de todo, y en estos momentos tan difíciles, el hombre no encuentra una salida, pero la mujer siempre con pocas cosas ha podido hacer, yo creo que lo verdaderamente extractable sería que este libro sirviera para que no olvidemos eso que vivimos, porque hoy de repente no se vive la guerra, pero se está volviendo a vivir el hambre de aquel tiempo, entonces hoy en día necesitamos que aparezca de nuevo esa figura de la mujer heroína que diga hombre, el camino que tenemos que seguir es este, de comenzar a agruparse.

A. Estoy totalmente de acuerdo contigo, porque el otro día hicimos por ejemplo una salida con chicos de un instituto y se hablaba de esto justamente, que ahora con la crisis la solidaridad de esta historia tiene que entran también en la vida de las personas, de nuestro mundo, porque cuando tenemos de todo la solidaridad no cuenta, pero justamente cuando todos tenemos poco, la solidaridad sirve para evitar el egoísmo que sale de la supervivencia y por tanto, esta mujeres evidentemente, pues sirven pues para meterle coraje y que las mujeres tomen ejemplo, a mi por ejemplo cuando hablaba con las mujeres de Argelès, ellas me contaban, los hombres en general, bueno siempre hay casos muy concretos que no, los hombre siempre estaban ahí tirados en la arena, lamiéndose las heridas, las heridas de guerra, las heridas morales, y las mujeres pues enseguida hicieron un barracón, hicieron una escuela, que le llamaron Canigó a la escuela, y empezaron a sacar a los niños, y claro si que es muy difícil entender como una mujer puede prostiuirse para poder salvar a sus hijos, pero yo que he hablado con estas mujeres, me decían, no es difícil, es lo que tenías que hacer cuando tocaba, solo hay que cerrar los ojos, claro, entonces te das cuenta de la fuerza que tiene una mujer, te lo explican con tanta seguridad, cuando ven que el fin tiene que ser salvar a los niños, yo me quito el sombrero delante de estas actitudes, y dices si hay que hacer se hace y ya está, son pequeñas cosas que te van gustando. Es lo que tu decías que en momentos de crisis, en momentos de sobretodo de peligro, la supervivencia de la especie, quien lleva la voz cantante es la mujer. Las personas tenemos que sumar, sumar, el género que sea.

 
Igualmente hemos tenido la posibilidad de entrevistar para nuestro blog a una de las fundadoras de esta magnifica iniciativa, a la escritora De Espinosa Nuria
 
 

M.  Nuria, me gustaría saber ¿ cómo nace esta iniciativa de mujeres creativas?
N. ¿ Cómo nace? Pues mira nace porque, bueno tu ya sabes que soy escritora y poeta, entonces las mujeres no se por qué siempre hemos tenido una pequeña dificultad para darnos a conocer, para ir avanzando, dar pequeños pasos, entonces, yo pensé, de qué manera podría ayudar a más mujeres a darse a conocer y publicitar sus obras, sus creaciones, sea pintura, fotografía, poesía, lo que fuera en general, entonces decidí fundar una asociación, y el objetivo de la asociación es ese, el dar las herramientas necesarias a las mujeres, pues para darlas a conocer, bien sea presentaciones, charlas, tertulias, exposiciones, recitales, todo tipo de actividades en las que damos a conocer a las socias y sus obras.

M.  ¿Ósea que mujeres creativas es una asociación dedicada a la cultura y el arte ?
N. Exactamente

M. ¿ Cada cuánto se reúnen?
N. Reunirnos nos reunimos cada vez que vamos a hacer una actividad, pues entonces nos reunimos para prepararla, decidir un tema sobre lo que queremos hacer, o cuando hay una propuesta, no tenemos un día fijo, lo mismo nos podemos reunir en un mes tres veces, o dos, como reunirnos una vez cada mes o cada dos meses, va en relación según a las actividades, lo que vamos necesitando. Normalmente preparamos un programa anual, siempre a primeros de cada año

M. ¿ Cuánto tiempo tiene de fundada esta asociación?
N. Pues llevamos dos años, y  ver que en estos dos años la evolución a sido vertiginosa, exponemos en Barcelona, estamos ya en Terrassa, Caldes, Badalona, bueno está teniendo una expansión, un seguimiento de ciudadanas buenísimo, la verdad es que estoy asombrada sinceramente, a día de hoy cada vez que vamos organizando cosas hay muy buena participación de la gente, y yo cada vez estoy más contenta, cada vez hay más socias y cada vez más gente que se anima, porque hay gente que se piensa, o te viene y te dice es que yo pinto, en mis ratos pues hago estas esculturas, pero vaya que no tiene importancia, y digo ¿ cómo que no tiene importancia?, tú creas, lo tuyo es arte y si te gusta lo que haces tienes que mostrarlo, ósea no puedes pensar que no eres nadie no, eres una mujer creativa, tú tienes que mostrarlo, no te tienes que sentir avergonzada de pensar no soy nadie, yo tampoco soy nadie, pero doy a conocer lo que hago que es lo importante, valorar lo que hacemos.


"Un hombre hace lo que puede. Una mujer hace lo que el hombre no puede” Isabel Allende



Isabel Sánchez y De Espinosa Nuria.
 

M. ¿Te encuentras mucho con este tipo de personas que dudan muchísimo de sus capacidades?
N. Si, que dudan de si mismas, que se piensan que no tiene valor lo que hacen, no claro que tiene valor, muchísimo valor, ósea yo creo que cualquier persona que dedica una hora al día para hacer lo que le gusta, tiene valor suficiente, entonces nosotros pues le damos la oportunidad, porque claro a través de la asociación tiene acceso a las instalaciones municipales, tienes más facilidad para contactar con las personas, utiliza todas las herramientas necesarias, claro la asociación da facilidad porque, porque no tienes que pagar salas y si tuvieras que pagarlas pues no podrías, tuvieras que contactar con los departamentos de cultura sin ser asociación y serian puertas que te cierran continuamente y para eso funde la asociación para evitar todas esas trabas que se van poniendo.

M. ¿Ósea que como conclusión llegamos a un punto real, que es asociarse?
N. Exacto, exacto.

M. ¿Cuántas integrantes tiene mujeres creativas?
N. Ahora mismo somos 30 socias

M. Nuria muchísimas gracias y te deseamos toda la suerte del mundo.
N. Gracias.

 
De Espinosa Nuria, escritora
 
Acorde a esta maravillosa conferencia y a las palabras de su fundadora, recuerdo unas palabras que escuché ya hace mucho tiempo en una conferencia y desde aquel día resuenan en lo más profundo de mi ser como una melodía entonada por un coro de ángeles.

"Cuando capacitas un hombre, solo capacitas un hombre, pero cuando capacitas una mujer, capacitas una familia"

 

Mauricio Noreña Fory
Intercultural del Valles
Generando nuevos canales de comunicación

Isabel Sánchez Valle
Redacción y fotografias


No es política lo que hacemos, solo creemos en nosotros y en lo que decimos

 

2 comentarios:

  1. Gracias Mauricio por tus presencia, tu interés y ese magnetismo tan especial que tanto tu como Isabel transmitiís y que nos envuelve en una nube de hermosa serenidad... tienes madera periodistica, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar